La importancia de medir la industria alimenticia

La alimentación saludable ha pasado de ser un lujo a convertirse en un tema de interés general. Solo hay que buscar en Google “comida saludable” y los resultados llegan casi a los 17 millones. Y su versión en inglés (“healthy food”) tiene cerca de 277 millones de resultados. Este es un tópico que para los consumidores tiene vital importancia. Y para los países se ha convertido también en un tema de salud pública. Las tablas nutricionales y su información han entrado al debate político sobre la industria alimenticia. En países como Reino Unido los alimentos tienen un “semáforo” que advierte de los contenidos altos de grasas, sodio o azúcares, entre otros, que la comida tiene. En Chile se han implementado señales que advierten sobre los alimentos riesgosos para la salud por sus componentes. Esta iniciativa sirve tanto para alertar al consumidor final, como para permitirle tomar una decisión de compra consciente, al modo de las cajetillas de cigarrillos y sus advertencias. Y en Argentina se está debatiendo sobre cuál sería la mejor manera de etiquetar la información nutricional, ya que la falta de regulación adecuada deja vacíos normativos que afectan al consumidor. Consumidor que al tener la información necesaria no “traga entero”.

Y justamente es Argentina el país en el que según nuestras mediciones más se habla sobre las bebidas azucaradas. Estas bebidas son uno de los caballitos de batalla más grandes en la cruzada por la alimentación saludable. En la medición realizada por buho, entre el 19 de octubre de 2017 al 19 de enero de 2018, sobre legislación de bebidas azucaradas en Argentina, Chile, Colombia, Portugal, El Salvador y Venezuela muestran que Argentina es el país que más menciones generó sobre este tema. Con una participación del 75%, Argentina dominó las vocerías sobre el azúcar en gaseosas y jugos. El resto de los países tuvo cada uno un 5% de participación en la temática.

Según los medios de comunicación argentinos,este país es el que más bebidas gaseosas y azucaradas consume. Este es un problema de salud pública para el país gaucho y un tema que genera discusiones constantes. ¿Qué tanto es responsabilidad solo de las industrias? ¿Qué tanto el consumidor tiene que poner de su parte?

Pero, ¿de qué habla específicamente la industria de bebidas azucaradas? En el mismo periodo de tiempo se encontró que el 82% de las declaraciones que esta industria realizó fue sobre legislación. Esto tiene sentido si se mira el panorama global: la OMS (Organización Mundial de la Salud) le pidió a los gobiernos implementar impuestos del 20% a estas bebidas. Básicamente, la industria habla de lo que la afecta directamente en materia económica. Sin embargo, el segundo tema del que más habla solo tiene un 7% de participación: los riesgos en temas de salud.

Regresando al punto inicial de este texto, encontramos que la tendencia en la industria de los alimentos en general es hablar de las comidas saludables. Este tópico tiene un protagonismo del 81% entre los voceros de la industria de los alimentos. Sin embargo, al hablarse de las bebidas azucaradas dentro del contexto de la salud se comprueba que el 67% de declaraciones son negativas y podrían necesitar un acompañamiento para afrontar posibles impactos de reputación en las compañías del sector.

En Colombia hubo un intento por legislar, por medio de un impuesto, estas bebidas. El proyecto, a pesar de seguir las recomendaciones de la OMS, se hundió. Pero si el país sigue la tendencia mundial, el valor nutricional de los alimentos entrará al debate público. La pregunta es: ¿las marcas de estas industrias están preparadas para hablarle a los consumidores directa y honestamente? O, más específicamente, ¿están preparadas las empresas para responder a los señalamientos de la opinión pública? Y, por el otro lado, ¿los consumidores tienen la suficiente pedagogía para saber los riesgos al consumir un producto y afrontarlos (así como sucede con los cigarrillos y los licores)? La medición las alertas pueden ser armas importantes en esta batalla que está por venir en el sector.

 

www.buho.media