Las crisis en comunicación y el amansamiento del “Coco”

“En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado. La imaginación circunda el mundo”

Albert Einstein

La crisis en comunicaciones son como el “Coco”, ese temido personaje que se le aparece a los niños por las noches. Según los adagios populares para evitar la aparición del Coco hay que seguir una buena conducta, portarse bien como dirían los papás. De ahí que más de un padre advierta a su hijo con el famoso: Duérmete niño, duérmete ya,  que viene el coco y te comerá…

Las crisis asustan, la coyuntura caótica revuelve los pensamientos y nubla la razón. Las crisis se evitan al máximo, así como los niños se portan bien para evitar la visita del coco. Normalmente existen señales que nos alertan cuando algo malo puede pasar. El cuerpo humano, como máquina inteligente, cuenta con un sistema en la amígdala que se activa en caso de peligro inminente. Este sistema le envía diferentes señales o “alertas” al resto de nodos que componen la operación para afrontar la amenaza.

Rastrear estas señales a tiempo le permite a las organizaciones, así como a los humanos, percibir una crisis a tiempo y tomar las acciones más adecuadas para manejarla. 

Estamos en una era de explosión de información y de contenidos en donde resulta cada vez más difícil leer e interpretar todas las señales del ambiente. Pero por eso mismo es cuando las organizaciones deben estar más preparadas para seguir todas las acciones (por más pequeñas que parezcan) que puedan poner en juego la reputación de su marca.

Una de las principales apuestas de inversión de las oficinas de comunicaciones durante los últimos años ha estado en profundizar su rendimiento en torno a la amenazas constantes que suscita la brevedad con la que se realizan afirmaciones, proposiciones y denuncias en el ambiente comunicacional. Sea porque un canciller trina a puertas de una cumbre o reunión bilateral, o porque algún mandatorio anuncie la decisión de cerrar 1.500 kms de frontera o porque algún banco anuncie cambios de sus tasas de inversión, todas estas señales deben estar a la mano de un cliente que se juega su reputación e imagen con las decisiones y acciones de terceros.

Las organizaciones no se pueden dar hoy en día el lujo de dejar pasar información. Tanto compañías como entidades gubernamentales están cada vez más necesitadas de trabajar con aliados en comunicaciones capaces de amansar al “Coco”. 

El servicio de alertas ya está sobre la mesa, ya se conoce en el léxico entre los medios y las comunicaciones. Cuando estas alertas son manejadas por un equipo con experiencia, protocolos, que trabaja día a día en inteligencia de datos, los equipos de comunicación  pueden tener la tranquilidad de dormir en paz.

Germán Castaño, Tatiana Urrego, Natalia Herrera y Lorena Redón.